Cómo y por qué Lucas cambió la historia de la Natividad de Jesús de Mateo

Este trabajo está bajo licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License.

por Neil Godfrey.

eddie christmas

El Evangelio de Mateo comienza con la historia de los Magos que siguen a una estrella para encontrar al niño Jesús, los regalos de oro, incienso y mirra, la huida a Egipto y Herodes que ordena la masacre de todos los niños cerca de Belén para asegurarse de deshacerse de desconocido rey recién nacido.

El Evangelio de Lucas no podría ser más diferente, o eso parece. No hay Reyes Magos, ni regalos preciosos, ni vuelo a Egipto, ni Herodes ni infanticidio en masa. Más bien, tenemos pastores dirigidos por ángeles para encontrar a Jesús en un pesebre.

La explicación más común para este abismo narrativo entre los dos es que el autor del Evangelio de Lucas (supongamos una suposición descabellada y llamémosle Lucas) no sabía nada de la existencia del Evangelio de Mateo y tenía fuentes muy diferentes a las cuales recurrir para contar el nacimiento de Jesús. Es imposible, dice el argumento, imaginar a Lucas descartando una historia tan dramática y memorable como la que se encuentra en el Evangelio de Mateo si lo hubiera sabido.

Michael Goulder no está de acuerdo y en “Luke: A New Paradigm” (1989) publicó sus razones para creer que Lucas sabía de la narrativa de los Reyes Magos y Herodes y la cambió deliberadamente.

Primero, note los puntos que Lucas tiene en común con Mateo:

María “dio a luz un hijo” (έτεκεν υίόν, Mt. 1.25; Lk. 2.7).

Fue en Belén de Judea, como lo había predicho Miqueas (Mt. 2.1, 5f), y Mateo pone la cita en línea con la profecía de David: “Tú serás pastor de mi pueblo Israel” (v. 6d, 2 Sam. 5.2); Lucas dice que José subió a Judea a la ciudad de David que se llama Belén, de ascendencia davídica, y María con él (2.4).

En Mateo, Dios trae una compañía de extranjeros, magos, guiándolos con una estrella que se eleva en el cielo; en Lucas, Dios trae una compañía de extranjeros, pastores, convocándolos por medio de un ángel y la multitud de las huestes celestiales.

Cuando los magos vieron la estrella, se regocijaron con gran alegría (ρησαν χαράν μεγάλην σφόδρα, 2.10); el ángel trajo a los pastores buenas noticias de χαράν μεγάλην para todas las personas (2.10).

Los magos llegan y ven al niño (τό παιδίον) con María, su madre, y se presentan ante él (“cuando lo hayas encontrado”, dijo Herodes). Los pastores se apresuraron y encontraron a María, a José y al bebé tendidos en el pesebre; y cuando lo vieron, dieron a conocer lo que se les había dicho del niño (του παιδιού τούτου, 2.17).

Los magos y los pastores cierran la escena al regresar de donde habían venido; y Lucas luego nota que “fue llamado Jesús en su circuncisión, tal como Mateo dice que José lo llamó Jesús (1.25).

(De Goulder, Luke: A New Paradigm, p. 247, con mi formato)

Goulder expresa su consternación por el hecho de que el renombrado erudito católico romano Raymond Brown pudo darse cuenta de todos los puntos anteriores y aún así llegar a la conclusión de que Lucas no sabía nada de la historia de Mateo. Aquí está el argumento de Brown en “El nacimiento del Mesías,” (pp. 411-12), nuevamente con mi formato y texto:

La última observación apunta al hecho de que el paralelo real para la anunciación a los pastores no son las anunciaciones antes del nacimiento de Jesús en Lucas 1: 26-38 y Mateo 1: 18-25, sino la historia de los magos en Mateo 2: 1- 12. Tanto en las narraciones de la infancia de Mateo como las de Lucas, después de un primer capítulo que informa a uno de los padres sobre el próximo nacimiento de Jesús, hay una secuencia similar de eventos al principio de la cap. 2:

  • una breve mención del nacimiento en Belén;
  • a revelación de ese nacimiento a un grupo que no estaba presente (magos, pastores) [nota: apropiadamente revelación por una estrella para los gentiles y por un ángel del Señor para los judíos];
  • la llegada de ese grupo a Belén bajo la guía de la revelación;
  • el hallazgo del niño con María (y José);
  • un reconocimiento por parte de ellos de lo que Dios ha hecho;
  • y su regreso a donde vinieron.

El hecho de que el grupo que recibe la revelación (magos, pastores) son los personajes centrales en las respectivas escenas es explicable una vez que recordamos que la concepción y el nacimiento de Jesús se habían convertido en el momento cristológico. Como indiqué en el § 6, A2, cuando el momento cristológico fue la resurrección, los destinatarios de esa revelación se convirtieron en apóstoles que salieron a proclamar las buenas nuevas de la salvación; y su proclamación de la cristología fue recibida por la doble reacción de aceptación / homenaje o rechazo / persecución. Vimos en la narrativa de la infancia de Mateo esta misma secuencia de revelación cristológica, la proclamación a través de una estrella, y la doble reacción de aceptación / homenaje por parte de los magos y el rechazo / persecución del rey Herodes, los principales sacerdotes y escribas. En la narrativa de la infancia de Lucas, la secuencia también se conserva, para la anunciación reveladora en el cap. 1 es seguida por una proclamación a través de un ángel en el cap. 2, con la doble reacción de aceptación / alabanza de los pastores y de la advertencia de rechazo / persecución de Simeón en 2: 34-35.

La consternación de Goulder:

Brown señala todos estos puntos en un pasaje notable (pp. 411f.), Que parece desafiar su conclusión de que Lucas no estaba al tanto de la forma de Mateana de la historia. Incluso señala que es apropiado que los pastores judíos de Lucas sean convocados por el Señor, mientras que los gentiles de Mateo son guiados por una estrella; y que la aceptación de Cristo por los magos y su rechazo por Herodes son paralelos a la profecía de la salvación y están en línea con el Nunc Dimittis.

Goulder ve un paralelo más obvio en los respectivos mensajes angélicos de Matthew y Luke. Mira Mateo 1: 20-21 (NASB):

Ahora el nacimiento de Jesucristo fue el siguiente. . . .

Pero cuando hubo considerado esto, he aquí, un ángel del Señor se le apareció en un sueño, diciendo: “José, hijo de David, no tengas miedo. . . [María] tendrá un hijo; y llamarás su nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados “.

Luego mira Lucas 2: 9-11 (NASB)

Y un ángel del Señor apareció de repente ante ellos, y la gloria del Señor brilló a su alrededor; y estaban terriblemente asustados. Pero el ángel les dijo: No teman; porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque hoy en la ciudad de David ha nacido para ti un Salvador, que es Cristo el Señor.

El “ángel del Señor” puede no parecer tan notable hasta que uno recuerda que Lucas ya ha presentado a este ángel dos veces por su nombre personal Gabriel. En Lucas 1:19 y 26, nos encontramos con Gabriel llevando los anuncios de Dios al futuro padre de Juan el Bautista y a María. En el capítulo 2, parece que Lucas volvió a la influencia de Mateo nuevamente con el “ángel del Señor” formalmente impersonal.

El pasaje en Lucas aquí sigue a Mateo al limitar el impacto del Salvador a “la gente”, o Israel. Lucas 2:14 y 2: 31-32 llevan al lector a esperar que el Mesías tendrá una presencia más amplia que esa. “Salvador” es, además, no es una palabra común en Lucas, señala Goulder. Poniendo estos puntos juntos,

y el vínculo de “la gente” con un salvador (no una palabra común Lucana) sugiere la influencia de la etimología de Mateo del nombre de Jesús, como lo hizo en 1.77.

Normalmente, Lucas usa la palabra griega τὸ βρέφος para bebé o infante, pero en 2:17 recoge la palabra preferida de Mateo, τό παιδίον

Justo cuando vimos a Juan pasar de ser un βρέφος en 1.41, 44 a un παιδίον en w. 66, 80 bajo la influencia de Gen. 21: el παιδία de Marcos se convirtió en Lucano βρέφη a las 18.15. (p. 248)

¿Por qué omitir a los magos?

Cuando llegamos a Hechos, el segundo volumen de la obra de Lucas, aprendemos que Lucas odiaba a los magos. El fundador aparente de la herejía cristiana fue Simón Mago, o Simón el que hizo magia (Hechos 8.9, 11). Otro mago fue el falso profeta judío Bar Jesús, a quien Pablo con certeza dejó ciego (Hechos 13: 6, 8). En Éfeso, los nuevos conversos que habían practicado magia quemaron públicamente sus “libros abominables cuyo valor era de 50 mil piezas de plata (Hechos 19:19)”

La magia era una superstición vil que no tenía parte en la verdad cristiana, y la astrología no conducía a nadie a Dios, ni a Jesucristo. (pp. 248-9)
Lucas conserva la estructura de Mateo, pero los magos tienen que ir.

También creo que otra razón por la que Lucas quiso extirparlos de aquí fue su plan estructural más amplio para que comenzara su narrativa en Jerusalén, y entre los judíos, con los gentiles que tenían que esperar la fundación de la iglesia después de Pentecostés y el envío de los apóstoles. Los visitantes gentiles en este punto de la narrativa arruinaron este tema.

Otra posibilidad, desde mi punto de vista, es la preferencia de Lucas de convertir a los personajes humildes en héroes (compare al hijo pródigo, al buen samaritano, a la humilde María …) en contraste con la preferencia de Mateo por poner a los personajes de alto nivel en la vanguardia de su narrativa. . Observe cómo la genealogía de Mateo de Jesús se remonta a los grandes nombres de Salomón y los reyes, mientras que la de Lucas es a través de la rama humilde.

¿Y Herodes?

Toda la leyenda de Herodes de Mateo está llena de connotaciones políticas indeseables, con pretensiones de realeza y regalos caros de potentados extranjeros, y Lucas se alegra de deshacerse de ella. (p. 249)

Pero ahora el problema

Una vez que se libró de los magos y Herodes, Lucas se enfrentó a un problema. Se interpretó que el Libro de Miqueas decía que el mesías tenía que nacer en Belén, lo que Lucas podía quitarle a Mateo. Pero Jesús iba a crecer en Nazaret y predicar entre los galileos. ¿Cómo conciliar estos puntos?

Lucas había escuchado las Antigüedades de los judíos de Josefo que se leían o lo había leído él mismo (encontramos varias influencias de este trabajo en Lucas-Hechos) y sabía que:

“Judas el galileo había surgido en los días del censo, y se llevó a algunas personas después de él” (Hechos 5:37)
‘[El] censo fue así un hecho importante de la memoria popular cercana al cambio de nuestra era, y la asociación de Judas ‘el galileo’ con él (de hecho, de Golan, Jos., Ant. 17.13.5) parece implicar la interve ción de Galilea. Como Lucas también sabía que los funcionarios del censo romano no recorrían todas las granjas, más bien esperaban que la gente viniera y se registrara en las ciudades locales, parece que su problema tiene una solución obvia. A José, como descendiente de David, se le pedirá que asista a la ciudad natal de David, Belén y María con él; y el bebé habrá nacido durante la visita. Como muchas otras áreas, además de Palestina, habían sido evaluadas en concepto de impuestos durante el gobierno de Augusto, Lucas dignifica la ocasión con un decreto mundial del propio Emperador. (p. 250)
Goulder encuentra otros pasajes en 2 Samuel 24 y Jueces 19 —el censo de David y el levita que busca alojamiento con su concubina en Gibeah— que sospecha que inspiró el afinamiento de detalles de algunas de las historias de Lucas. Sin embargo, eso nos lleva al reino de otra publicación.

Advertisements

One thought on “Cómo y por qué Lucas cambió la historia de la Natividad de Jesús de Mateo

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s